ANIVERSARIO HOSPITAL SAN ANTONIO DE PUTAENDO.JPG

En la ocasión se rindió un público homenaje a los funcionarios del Establecimiento por sus esfuerzos y dedicación con la comunidad durante la pandemia del Covid-19.

                Cuando la pandemia del cólera comenzaba a convertirse en una de las crisis sanitarias más letales de las que se tenía registro hasta mediados del siglo XIX, por iniciativa de la iglesia católica surgió la necesidad de contar con una institución de salud que brindara respuesta a las necesidades de la comunidad. El impulsor de tan magna iniciativa en 1879, el párroco de Putaendo José María Montes, fallecería víctima de la pandemia sin ver materializada su obra.

                Las fortunas de la época agrupadas en la Junta Departamental de Beneficencia de Putaendo darían respuesta en 1890 creando el primer hospital de la comuna.

                Desde esa fecha han transcurrido 141 años y tradicionalmente el Hospital San Antonio de Putaendo se reúne para conmemorar esta efeméride, distinguiendo a funcionarias y funcionarios que han dedicado buena parte de su vida a la salud pública.

                Respetando todas las medidas sanitarias producto del Covid-19, el hospital putaendino reconoció a ocho trabajadores por su trayectoria que abarca desde los 15 hasta los 35 años de servicio, destacando sus cualidades y valores dentro de la institución.

                Pedro Gallardo Lobos llegó al hospital cuando tenía 25 años, en 1985. Recibió la distinción por 35 años de servicio, los que resumió como una intensa experiencia. “En ese tiempo teníamos una situación económica muy precaria, con una infraestructura en muy malas condiciones y con brechas de personal altísimas. En estos 35 años he podido ver cuánto ha mejorado el Hospital y cómo ha ido avanzando” sostuvo.

                En su discurso, el Director (s) del Hospital San Antonio de Putaendo, Rodolfo Osorio Fredes, recordó los inicios del Establecimiento y cómo hoy, 141 años después nuevamente una pandemia pone a prueba y resalta la importancia del hospital para la comunidad. “Al igual que entonces, una pandemia sin precedentes nos vuelve a poner a prueba. Todos hemos sido testigos del esfuerzo que cada funcionario ha otorgado para cuidar la salud de los habitantes de esta comuna y del Valle de Aconcagua, elevando los valores del servicio público y la entrega al cuidado de los que sufren como el estandarte diario de sus actividades hospitalarias” expresó el directivo.

                Llegar a los 141 años siendo uno de los hospitales más antiguos de la zona ha sido una tarea forjada por decenas de generaciones. Hoy el Hospital San Antonio de Putaendo se encamina al aumento de prestaciones, el mejoramiento de equipos, fortalecer la humanización del trato y conservar sus centenarias instalaciones. 

Volver Arriba